Warning: array_merge(): Argument #1 is not an array in /home/manthra6/public_html/naturalezaconderechos.org/wp-content/plugins/elementor/includes/base/controls-stack.php on line 1184

Hormigas que socorren y curan a sus congéneres heridas

Elizabeth Bravo

Un nuevo estudio determina que las hormigas matabele Pachycondyla analis, (originarias del África subsahariana) cuidan las unas de las otras con una tasa de éxito muy alta. 

Cuando las hormigas matabele acuden a las colonias de termitas para alimentarse, deben soportar mordiscos, potencialmente mortales, de las termitas que protegen la entrada. Las hormigas heridas son recatadas y al nido, son cuidadas por sus hermanas, quienes sostienen la extremidad herida en su lugar, con sus mandíbulas y sus patas delanteras mientras «lamen» la herida durante hasta cuatro minutos cada vez.

Este es el primer caso descubierto en el que un animal no humano cuida las heridas de sus congéneres de manera sistemática.

Frank, que en el momento de la investigación era estudiante de doctorado en la Universidad de Wurzburgo, Alemania, se preguntaba qué les ocurría a las hormigas una vez sus camaradas las llevaban bajo tierra. Frank y sus colegas en la estación de investigación del parque nacional de Comoé, al noreste de Costa de Marfil, crearon colonias artificiales con una cubierta transparente para que una cámara infrarroja pudiera grabar lo que ocurría en el interior.

Con el uso de una cámara infrarroja, un investigador doctoral de la Universidad de Wurzburgo – Alemania y sus colegas de la estación de investigación del parque nacional de Comoé en Costa de Marfil observaron que, una vez en el nido, las hormigas examinaban con cuidado a sus compañeras heridas, explorándolas con sus antenas con más frecuencia que a sus compañeras sanas.

El 80% de las hormigas que recibieron tratamiento sobrevivieron, y se cree la sobrevivencia está asociada con el lamer las heridas.

Las hormigas heridas liberan una feromona que actúa como una señal de alerta. Ni no eran rescatadas, iban solas al nido. Pero cuando sus compañeras estaban cerca, tropezaban y caían, para atraer la ayuda de otras hormigas.  

Es posible que estos mecanismos de colaboración hayan sido desarrollados por otros insectos sociales a lo largo de la evolución.

#NaturalezaConDerechos

Fuente:

Christie Wilcox (2018). Estas hormigas «paramédicas» socorren y curan a sus camaradas heridas en batalla.  National Geographic

Leave a Comment